miércoles, 16 de julio de 2008

Almacenamiento de la imagen digital en la sociedad de la información

El almacenamiento a largo plazo de documentos electrónicos y, en nuestro caso concreto, de imágenes digitales es una problemática a afrontar que está todavía lejos de ser resuelta. Nos movemos en un terreno incierto que encaja perfectamente en la nueva modernidad de Ulrich Beck por su carácter de riesgo, o en la llamada sociedad líquida de Bauman por su carácter de cambio constante, dependiente de una (r)evolución tecnológica imparable, sostenida y de una cadencia cada vez más frenética.
En este contexto ¿cómo afrontar la conservación de la imagen digital? ¿qué estrategia seguir? ¿qué soporte escoger? Parece que la clave para navegar de forma airosa por estos mares tempestuosos es mantener una buena política de planificación y anticipación.

El almacenamiento, cuando trabajamos con miles de imágenes en formato TIFF o RAW representa un coste importante. Cuando hablamos de dispositivos de almacenamiento hablamos de un tipo de dispositivos de memoria que, a diferencia de la volátil memoria RAM, tiene un carácter de permanencia. Sirve por tanto para almacenar y conservar nuestras imágenes a largo plazo. Hay básicamente dos tipos de soportes: los magnéticos y los ópticos.

- soportes magnéticos: El más habitual es el denominado “disco duro”, un soporte magnético de enorme capacidad y con mayor velocidad de acceso y transferencia de datos que la tecnología óptica. Su mayor ventaja es la gran capacidad de almacenamiento combinada con un coste económico muy asequible. Sus mayores inconvenientes como medio de conservación vienen de:
  • La inestabilidad del material
  • Lo efímero de su soporte debido a la elevada sensibilidad de sus componentes a cambios ambientales: corrosión, ruptura del aglomerante, degradación del adhesivo, etc.
  • Riesgos de electromagnetismo.
  • Desgaste por el uso: rozamientos y roturas por averías.
  • Necesidad de preservar equipos para su reproducción.
  • Perduración de unos 20 años de expectativa de vida media y de un siglo posibilidad si se almacenan a 5oC (1)

- soportes ópticos: Estamos hablando de CD’S y DVD’S y dentro de poco tendremos que añadir los Bluerays. Se trata de un soporte más seguro que el magnético pero su manipulación deber ser cuidadosa. Decimos los dispositivos ópticos son más seguros porque en los soportes magnéticos existe una tendencia de las partículas magnéticas a cambiar de posición y repartirse de forma homogénea, según transcurre el tiempo, lo que hace que se pierda la distribución inicial de las partículas citadas y la información grabada en ellos. Los discos duros son más seguros, pero a veces se estropean, dañándose por cambios de la tensión eléctrica, una caída, un virus informático, o una mala manipulación. A pesar de ser más seguros, la superficie de los dispositivos ópticos debe salvaguardarse del polvo y debe protegerse para que no sufra daños, por eso generalmente llevan unas fundas que los aislan del exterior. Como se leen con luz, su desgaste físico no es un problema. La conservación de la información depende exclusivamente de las propiedades del material que la soporta y de las condiciones de almacenamiento de ese material y, en este sentido, la humedad y la temperatura son parámetros fundamentales a tener en cuenta en la conservación de soportes ópticos. Los cambios bruscos pueden provocar graves desgaste debido a que las diferentes capas que los componen tienen diferentes coeficientes térmicos de expansión. Las normas internacionales señalan que la permanencia se garantiza manteniendo los discos a una temperatura máxima de 23 grados centígrados y de 50% de humedad relativa.

No existen unos estándares internacionales que estimen la durabilidad de los soportes ópticos y los métodos que se dedican a estudiar este aspecto surge en el seno de las propias empresas creadoras, lo que no garantiza ninguna fiabilidad. Cecilia Salgado asegura que los tintes de phthalocianina y cianina estabilizada con metal son bastante duraderos y si se emplea una unidad (re)grabadora compatible con estos tintes y se graba a una velocidad de 2x o 4x, es posible crear discos que duren más de 100 años (2). Lo que es seguro es que los CD-R con tintes de phthalocianina y cianina y capa reflectante de oro, como los recientes Kodak Preservation, son más resistentes que los CD-R con tinte de azo y capa reflectante de plata.
Veamos los diferentes tipos de soportes ópticos más comunes:

CD-R (Compact Disc Recordable)
  • Tienen una capacidad limitada de aproximadamente 700 MB, aunque existen de 800 MB y hasta de 900 MB.
  • Apto para una única grabación
  • Se puede almacenar cualquier tipo de información que se encuentre en formato digital.
  • No puede ser ni borrado ni grabado nuevamente cuando se haya utilizado toda su capacidad.
  • Se puede grabar en modo multisesión con la desventaja de que se pierde espacio de disco y que algunos lectores no son capaces de leer los datos de las últimas sesiones.

CD- RW (Compact Disc-Re Writable)
  • Almacena cualquier tipo de información digital
  • Es reescribible: se puede grabar y, a diferencia de los CD-R, se puede borrar la información grabada y volver a grabar nueva información.
  • Tienen una velocidad de grabación menor que un CD-R ya que necesitan más potencia de laser para poder grabarse.

DVD: Digital Versatile Disc
  • Se parece a los discos compactos en cuanto a sus dimensiones físicas (diámetro de 12 u 8 centímetros), pero están codificados en un formato distinto y a una densidad mucho mayor. Puede almacenar cualquier tipo de información digital.
  • Son de 4’7 GB aunque también existen los Dual Layer o DVD’S de doble capa cuya capacidad asciende a 8’4 GB.
  • Son más sensibles que un CD ya que sus capas protectoras son más finas, por lo tanto están más expuestas a rayaduras.
  • A nivel económico son más económicos que los CD si tenemos en cuenta su capacidad de almacenamiento ya que un solo DVD equivale a unos seis CD. Por ello también son más prácticos a la hora de conservar ya que no dispersamos tanto la información. Sin embargo, como hemos mencionado, son más sensibles que un CD y requieren un mayor cuidado.
Lo ideal sería combinar sistemas magnéticos y ópticos, creando diversas copias de seguridad. Los precios que actualmente se observan en el mercado son muy atractivos y la capacidad de almacenamiento en espacios pequeños es cada vez más alta. Es importante no escatimar en gastos a la hora de comprar nuestro equipo y en especial nuestros dispositivos de almacenamiento. Hoy en día, en discos duros, destacaríamos la marca Maxtor y la marca Lacie por su gran trayectoria y la fiabilidad que ofrecen sus productos. Respecto a los dispositivos de soporte óptico no hemos de tomar la marca como un distintivo de la calidad del producto. Aquí hemos de ir con cuidado. A pesar de que el número de marcas de cd’s y dvd’s es bastante numerosa, el número real de fabricantes es pequeño y limitado. Un referente seguro es la marca Verbatim que suele trabajar casi siempre con uno de los mejores fabricantes del mercado: Mitsubishi Chemical (3). Hay marcas diferentes que venden exactamente el mismo disco y lo único que les diferencia es el envase. Para distinguir entre discos hemos de tener en cuenta el código mediacode (Media ID o Manufacturer ID) (4).

Lo que hemos de tener claro es que escojamos el soporte que escojamos debemos elegir un sistema que nos permita migrar la información rápidamente a hardware y software más modernos. El trabajo que puede llegar a representar la conversión de toda una colección fotográfica de soportes ópticos a un nuevo soporte puede llegar a ser interminable. Imaginemos un trabajo de digitalización de 50.000 imágenes ¿Tras su conversión podemos asumir el trabajo que representa pasar toda la colección a DVD's? La cuestión es: ¿hasta cuando existirán ordenadores con lectores DVD? ¿merece la pena conservar en soportes físicos?


(1) Información extraída del artículo de Luís Freixenet. "Políticas de archivo, almacenamiento y preservación de las imágenes digitales a largo plazo". Curso AEDOC. Experto en gestión de imágenes en entornos digitales.
(2) Cecilia Salgado [en línea] Permanencia en CD-R (discos compactos grabables) [Consulta: 16.08.2008]
(3) Hay que tener en cuenta que Verbatim también trabaja no con otros fabricantes de más baja calidad. Los discos de calidad son los Vebatim de color blanco.
(3) Hay webs que ponen a disposición de sus visitantes listas de valoración de dvd’s y únicamente introduciendo el 4ediacode y el nombre del fabricante te informa de la calidad del disco a analizar. Tal es el caso de: http://www.videohelp.com/dvdmedia.php. Para más información sobre el tema de los mediacodes: http://www.digitalfaq.com/media/dvdmedia.htm.