viernes, 20 de enero de 2012

[CONFERENCIA] "Tres veces equis" por Rafa Badia

Para un aficionado a la fotografía formado en la era digital, la marca “Tri-X” posiblemente le sonará a producto audiovisual de la industria pornográfica. Pero para los fotógrafos de la generación nacida hacia 1950, bastará la mención de las tres equis para que sus mentes viajen de vuelta hasta los años 70’ y 80’del siglo pasado, a dos décadas repletas de acontecimientos históricos y cambios sociales para el continente europeo. Años en los que la fotografía documental en blanco y negro pugnaba por mantener un peso específico en la prensa escrita, pero que también buscaba su propio espacio mediante los libros “de autor” y las exposiciones fotográficas.


En aquel periodo, las cámaras de paso universal  Nikon, Canon y Leica tenían cuerpos rectilíneos y metálicos, los objetivos exigían el enfoque manual y el número ininterrumpido de disparos se limitaban a 36 ya que, efectuados éstos, tocaba cambiar el rollo. Además,  para poderse considerar a uno mismo “artesano de la luz”, todavía era imprescindible saberse mover bajo la luz roja del laboratorio, lugar donde se revelaban los propios carretes y hacían personales copias fotográficas.

Es importante recordar que en los años 70 y 80’ la fotografía se consideraba una realidad autónoma y autosuficiente, que reclamaba ser reconocida como forma de expresión de prestigio equiparable a la literatura, la música o el cine. También era, salvo algún experimento como los diaporamas, una técnica desvinculada de otros discursos audiovisuales, como el diseño, el vídeo o las bandas sonoras. Unos recursos que hoy tienden a agruparse bajo el término “multimedia” y que suponen el presente y futuro del documentalismo audiovisual.

Bien es cierto que el momento del apogeo del reporterismo analógico en blanco y negro corresponde a un periodo anterior, los años 50’, con grandes revistas ilustradas, como Life y Paris–Match. Es justo en los años 70’ cuando se hace evidente la decadencia de estas publicaciones gráficas de gran formato, semanarios que hasta entonces se vendían por centenares de miles de ejemplares. Desde finales de los sesenta  las revistas fueron perdiendo terreno al competir contra la televisión, un medio capaz de contar, casi en tiempo real, lo que estaba pasando en Europa y en el mundo.

Viernes 27 de enero de 2012
Lugar:  GrisArt Escola Superior de Fotografia, Córsega, 415 Barcelona
Hora: 18 h. (máxima puntualidad)
Actividad para todos los públicos. Entrada gratuita.