martes, 15 de enero de 2008

Tesaurus fotográfico: estado de la cuestión

En fotografía, como en cualquier conjunto documental, el control terminológico es fundamental. Tal y como señalan Gloria Gómez y Marina Satin el tesauro “es un instrumento que permite cumplir adecuadamente con el objetivo pragmático de la Documentación: la recuperación de la información que necesitan los usuarios” (1).

Actualmente, en el ámbito internacional, destaca una iniciativa de control de vocabulario: el Art and Arquitecture Thesaurus (AAT) surgido en el seno del Getty Information Institute. Por otro lado, también hay que mencionar el Thesarus for Graphic Materials (TGM) de la Library of Congress of EEUU y la interesante propuesta conocida bajo el nombre de ICONCLASS, que consiste en un original proyecto de clasificación decimal dirigido a obras de arte. Finalmente, es necesario hacer mención del Thesaurus Iconographique de Garnier realizado con la ambición de poder describir el contenido de cualquier representación artística. A un nivel más cercano y local, se ha de nombrar el tesauro BIMA creado por Silvia Domènech, con el objetivo de catalogar el contenido de las fotografías de la ciudad de Barcelona (2).
Si hay algo que caracteriza a los tesauros de la imagen es la preeminencia de la estructura facetada combinada en sus descriptores, con relaciones de jerarquía, actancial, modal, de atributo, estructural, de materia/causal y de objetos/productos. Las microdisciplinas más estandarizadas serían las siguientes:

1. Fenómeno: Se entiende cualquier acción natural que no son provocados por el ser humano.
2. Actividad: Sería la acción generada por el ser humano y se subdividiría en:
  • 2.1. Acontecimiento: comprendería aquellos sucesos de gran trascendencia que influyen de forma directo en el género humano.
  • 2.2. Funciones: se entendería como cualquier campo de la actividad profesional.
  • 2.3. Disciplina: rama del conocimiento, arte, ciencia, tecnología.
  • 2.4. Técnicas: procedimiento de trabajo.
  • 2.5. Actividad física: prácticas más vinculadas con el ocio, como un deporte determinado por ejemplo.
3. Materiales: Elementos naturales o producidos de forma artificial.
4. Agente: Incluye seres vivos, personas y grupos de ambos por su labor, características físicas y culturales, rol o estatus social. Se subdividiría en dos:
  • 4.1. Colectivo: Entidades, instituciones o grupos humanos organizados.
  • 4.2. Individual: Seres humanos, microorganismos, animales y vegetales.
5. Objeto: Elementos carentes de vida, visibles o tangibles producidos por la acción humana. Se subdividiría en:
  • 5.1. Inmueble: entrarían espacios y edificaciones con sus correspondientes tipos, partes, elementos constituyentes y dependencias.
  • 5.2. Mueble: Comprendería elementos materiales, instrumentos y artefactos. Se incluirían, por tanto, conjuntos de objetos y sistemas, géneros de objetos según su aspecto y función, formatos de comunicación y documentos.
6. Estructura: Comprendería conceptos teóricos, abstracciones, componentes intangibles fijos y teorías sobre sistemas socioeconómicos, sociopolíticos e ideológicos.
7. Atributos: Se entendería por atributos a aquellas características, cualidades y propiedades de agentes, acciones, objetos, materiales y estructuras.


(1) García Jiménez, Antonio; Gómez-Escalonilla Moreno, Gloria; Santín Durán, Marina. “Análisis y lenguajes documentales para la fotografía: estudio de caso”. Terceras Jornadas: imagen, cultura y tecnología. Madrid: Universidad Carlos III: Archiviana, cop. 2005, pp. 25-35., p. 34.

(2) Domènech, Silvia. Tesaure BIMA. Barcelona: Ajuntament de Barcelona, 1997.