sábado, 4 de abril de 2009

Automatizar la creación de las copias de consulta


Uno de los elementos claves de cualquier archivo de fotografía digital es la creación de una copia de consulta. Photoshop nos permite elaborar acciones que nos creen, de forma automática, copias de consulta desde un lote de originales.

Una vez hemos decidido aceptar la entrada de una nuevo fondo de imágenes en nuestro archivo hemos de preparar la consecuente ingesta. Para ello es imprescindible realizar el contrato que estipule los posibles usos de esas imágenes y un registro de entrada que recoja las características del fondo, el donante, los derechos de explotación, el número de fotos, la fecha de entrada y otros aspectos importantes. Tras ello, una nueva tarea puede ser renombrar en lote los archivos digitales y, a continuación, generar la indispensable copia de consulta. Estas copias del original serán archivos electrónicos en baja resolución, preferentemente en JPEG o en PNG, que serán la avanzadilla en toda consulta. Estos ficheros serán los que se destinarán a los informes de visualización que respondan a las búsquedas ejecutadas por nuestros usuarios o por el propio documentalista, gestor de las imágenes. Serán las copias de batalla que permitirán salvaguardar el original en perfecto estado. Únicamente se accederá al archivo original (del cual debería haber copias de seguridad) cuando, tras la consulta de los archivos de baja resolución o copias, se hayan las fotografías destinados a satisfacer la necesidad informativa. De esta forma, protegemos el archivo original y lo dejamos intacto ante las múltiples lecturas y malos usos que sufre la copia de consulta. Por tanto, la copia de consulta es un elemento indispensable en nuestro archivo y una de las maneras de crear copias en baja resolución de forma rápida, segura y fácil es usando las acciones del programa Adobe Photoshop. A continuación, detallaremos los pasos a seguir para realizar nuestras copias de consulta mediante este sistema:
  1. Metemos las nuevas fotografías en una carpeta, la cual podemos llamar “originales”. Esta es la carpeta de origen.
  2. Creamos una carpeta de destino: será la carpeta donde Photoshop irá almacenando nuestras copias de consulta. Podemos crear una carpeta a la que, por ejemplo, podemos llamar “comprimidas”.
  3. Abrimos Photoshop y activamos la ventana de “acciones” (Ventana – Acciones)
  4. Generamos una acción nueva, la nombramos (“compresion_consulta” por ejemplo) y activamos el botón de grabar (el que lleva el icono redondo).
  5. Grabamos la acción, en nuestro caso será la compresión de una imagen. Abrimos desde la carpeta de “originales” una de las imágenes originales, vamos a Tamaño de imagen y la comprimimos a 500 píxeles de ancho más lo que de largo. Guardamos la imagen como JPEG o PNG en la carpeta de “comprimidas”. Cerramos la imagen y paramos de grabar la acción dándole al “STOP” de la ventana de “acciones” (el botón con el icono cuadrado).
  6. Ejecutamos la acción por lote: Archivo – Automatizar – Lote... Escogemos la acción creada, elegimos nuestra carpeta de origen (“originales”) y nuestra carpeta de destino (“comprimidas”). A continuación, sólo tenemos que esperar que Photoshop haga todo el resto del trabajo de forma automática.
Música del vídeo:
Artista: Kings of Convenience
Album: "Quiet Is The New Loud"
Canción: "I Dont Know What I Can Save You From"