viernes, 28 de noviembre de 2008

EXPOSICIÓN: "De facto. Joan Fontcuberta. 1982-2008"

De la fotografía de la naturaleza a la naturaleza de la fotografía. Así podría sintetizarse el recorrido artístico de Joan Fontcuberta, un creador heterodoxo y prolífico que desde principios de los años setenta propone una práctica crítica de la fotografía.
Más de medio centenar de proyectos entre la experimentación plástica y la reflexión conceptual jalonan una carrera que deambula por los condicionantes de la información y por los engaños del lenguaje y alienta una actitud de sospecha.

Esos proyectos, muchos de los cuales han permanecido inéditos en Barcelona a pesar de una intensa difusión internacional, nunca han sido exhibidos en un conjunto suficientemente representativo para evocar la exuberancia y coherencia de la energía creativa de su autor. Ésa es pues la aspiración de La Virreina Centre de la Imatge con la muestra De Facto. Joan Fontcuberta 1982-2008. Una selección de obras procedentes de dieciocho proyectos significativos articula poética e irónicamente un debate alrededor de la función de la imagen percibida como documento.
En el libro editado con ocasión de la muestra, Iván la Nuez califica a Fontcuberta de “el menos literal pero el más literario de los fotógrafos”. Fontcuberta rehuye en efecto la mera descripción de la realidad, que ha sido el mandato histórico de la fotografía, para embarcarnos en el relato y en la ficción. Con la estrategia de un hacker que se infiltra en los dispositivos epistemológicos suministradores de certeza, Fontcuberta transita entonces de la política a la ciencia y de la historia al arte para revelar, con humor e imaginación, la paradoja de las imágenes.
El itinerario propuesto en esta exposición se asemeja a recorrer un gabinete de curiosidades en el que de una sala a otra, pasando revista a sus múltiples usos sociales, la fotografía es llevada a la mesa de disección. Sólo entonces percibimos su naturaleza poliédrica y mutante, de facto [“por la fuerza de las circunstancias”]. En manos de Fontcuberta, escribe Geoffrey Batchen, la fotografía se convierte en una actividad más filosófica que visual. Nos exige pensar tanto como mirar. Y cuando se supone que debemos repensar las relaciones entre la fotografía y la vida, Fontcuberta nos descubre muchas nuevas vidas para la fotografía. Vidas donde, al igual que la memoria, la identidad y la razón, la verdad es un viaje cuya duración quizás no sobreviva mucho a la travesía: pero para esto están los proyectos a modo de advertencia que se han recopilado en esta muestra.
Duración: del 6 de noviembre de 2008 al 8 de febrero ede 2009
Más información